GQ Box versión Extended:
con 4 cócteles adicionales

BIN0041673

121,50 € Promoción limitada en el tiempo 99,00 €

Solo para la Black Week NIO, hemos creado una versión todavía más rica de la GQ Box: hemos añadido 1 caja de recarga de sus 4 cócteles exclusivos que se suman a otros 4 cócteles, 4 vasos de diseño, el molde del hielo... todo en el ya emblemático Cubo perfecto para regalarse también a sí mismo.

Key Ingredients:

4 cócteles exclusivos: Milanese Blanco, The Dandy, The Big Apple, Sensei | Caja adicional con 4 cócteles de recarga | 4 vasos diferentes entre sí | 1 molde para hielo esférico de 6 cm de diámetro | 4 moldes premium de papel Fedrigoni
Seguir comprando

La NIO x GX Box excepcionalmente en versión ampliada: el doble de NIO Cocktails exclusivos (8 bebidas) enriquecen el kit completo con 4 vasos de diseño, un molde para hielo y las ilustraciones en edición limitada.


vuelve a la página promocional

Mezclado artesanalmente en Italia con los mejores licores del mundo

Llevamos a tu casa, o adonde tú nos digas, una experiencia de degustación repleta de calidad y emociones. Disfruta o regala un placentero momento sensorial: nuestros cócteles según receta de Patrick Pistolesi se envían en un envase de diseño enteramente reciclable.

La sofisticación del envejecimiento en barricas de madera. ¿Qué significa terminar un cóctel en barrica?

Para obtener elegantes cócteles terminados en barrica, generalmente se utilizan barricas nobles de madera de roble de reducidas dimensiones, normalmente entre 2 y 4 litros, capaces de garantizar un afinado perfecto. Cuanto más pequeña es la barrica, más rápido transferirá la cantidad de taninos adecuada (sustancia polifenólica sintetizada en las plantas, en concreto en la corteza) al cóctel, al que aporta notas de sabor únicas. Los tiempos de un buen envejecimiento dependen por lo tanto del tamaño de la barrica, Los cócteles envejecen en uno/dos meses en una barrica de 2 litros, tardarán de dos a cuatro meses en una barrica de 4 litros y podrían -incluso- tardar un año en una barrica de 10 litros. Una vez alcanzado el grado de envejecimiento deseado, normalmente al gusto del camarero que prepara el cóctel, la barrica se vacía al completo y se llena de inmediato con una nueva bebida. A no ser que se desee probar a cruzar notas de sabor, cada cóctel necesita su propia barrica porque la madera se impregna de sabores que luego libera a su vez.